Hay personas que no se conforman con lo que generalmente se llama realidad. Debido a esto su vida se vuelve compleja y por lo tanto se enriquece extraordinariamente. Sergio Mora es una de esas personas que, al igual que el protagonista y director de la película “Big Fish”, conocen el valor de la luz de la ficción y la energía del ensueño.
Magicomora (como a veces firma su trabajo) podríamos decir, como la canción de Nick Drake: “Me hicieron amar la magia”. La diferencia es que no se ha dado por vencido y ha combatido con éxito la melancolía que nos rodea: crea su propia magia y se recrea en sus figuras y colores.

Ver Magicomora